Cosas que hacer

Descubra Altea

Este fantástico pueblo en lo alto de una montaña, típico de la Costa Blanca, con sus casas blancas y calles empedradas. Aquí podrá cenar al fresco, disfrutar de vistas increíbles y, por supuesto, de su iglesia con su famosa cúpula azul.

Dedique un par de horas para explorar el precioso pueblo blanco de Altea, que está junto a El Albir. La famosa iglesia con su cúpula azul, que es muy típica de la Costa Blanca y puede ser vista desde varios kilómetros de distancia, está situada en la parte superior de Altea y marca el centro del casco antiguo.

Piérdase por sus calles estrechas y empedradas alrededor de la iglesia, disfrute de una copa de vino o un mojito en la plaza principal y haga fotos maravillosas de toda la bahía desde los numerosos miradores que hay diseminados por todo el casco antiguo.

“Pasee por los antiguos callejones de este pueblo y disfrute de una cena romántica en plazas antiguas y con encanto”

Hay restaurantes increíbles (D’elsArtistes, Xef Pirata, Ostau y muchos más). Muchos tienen románticas terrazas y se puede cenar al aire libre a la luz de las velas.

Una vez haya terminado su recorrido por el casco antiguo, coja las escaleras hacia abajo hacia el paseo peatonal lleno de palmeras y pasee por el paseo marítimo, donde encontrará una gran variedad de restaurantes y bares.

Con buen tiempo, son unos 30 minutos de caminata por el paseo marítimo, pero para llegar al casco antiguo se debe tener en cuenta la empinada subida por las escaleras que llevan a la plaza del pueblo. En coche o taxi se tarda unos 10 minutos. De esta forma, resulta más sencillo llegar al paseo marítimo ya que todo el camino es de bajada.